Cirugía mínimamente invasiva

Conjunto de técnicas encaminadas a realizar procedimientos menos invasivos, con menos daño a los músculos vertebrales y con menor tiempo quirúrgico, sangrado y tiempo de recuperación. La artrodesis percutánea, la microdiscectomía mínimamente invasiva, la discectomía endoscópica, la Fusión intevertebral TLIF, ALIF, y los DIE percutáneo son los procedimientos más comunes.

Discectomía endoscópica

Es una extirpación de hernia discal que se realiza con ayuda de endoscopio, con una herida quirúrgica menor, con rápida recuperación postquirúrgica. Nuestro Servicio es el único de nuestra región (Comunidad Autónoma de Canarias) y uno de los pocos de España que cuenta con el equipamiento y la experiencia para este tipo de cirugía. La discectomía percutánea endoscópica en pacientes bien seleccionados tiene ventajas muy bien demostradas. Menor daño a las estructuras, menor riesgo de inestabilidad, menor sangrado, menor estancia hospitalaria y reducción de riesgos y complicaciones.

Microdiscectomía cervical

Consiste en extirpar el disco herniado, liberar la médula espinal y/o raíces nerviosas comprimidas y sustituirlo por un injerto que permita la fusión entre las vértebras adyacentes o por una prótesis discal que permita mantener el movimiento

Artrodesis

Consiste en fijar dos o más vértebras. La hacemos colocando placas o barras metálicas fijadas con tornillos entre los cuerpos vertebrales (“artrodesis instrumentada”). Se refuerza con injerto de hueso propio o artificial. La artrodesis se puede realizar por vía anterior o posterior (transpedicular). Se usa en casos de espondilolistesis, escoliosis, laminectomía, y en todos aquellos en los cuales se demuestre o sospeche inestabilidad de las vértebras.

Laminectomía

Consiste en eliminar toda la lámina de una vértebra, con lo cual se descomprime el canal vertebral y con ello las raíces nerviosas y médula espinal. Es la técnica que habitualmente se utiliza en la estenosis espinal.

Dispositivos Interespinosos (estabilización dinámica posterior)

Se utilizan específicamente en algunos pacientes con estenosis espinal. Consiste en colocar un implante entre los procesos espinosas de las vértebras a través de una pequeña incisión en la espalda del paciente. La implantación puede realizarse con anestesia local o regional y se puede realizar por vía percutánea, sin necesidad de que el paciente quede ingresado. Su objetivo es mantener separada la porción posterior de las vértebras y abrir el canal espinal. Además se puede utilizar en casos con discopatía (enfermedad del disco) para mantener la separación entre las vértebras y hacer que sobre el disco enfermo disminuya la carga y así se ayude a protegerlo. Se puede colocar como medida complementaria cuando hemos realizado una discetomía y deseamos una estabilización dinámica del segmento vertebral operado.

Microdiscectomía lumbar

Consiste en extraer el fragmento discal herniado y liberar la raíz nerviosa comprimida. En ocasiones basta con hacer una flavectomía o lo que es lo mismo abrir una ventana a través del ligamento que cubre la parte posterior de las vértebras (ligamento amarillo). Se realiza con la ayuda del microscopio quirúrgico, con una incisión y manipulación quirúrgica pequeña y con una mejor visión de las estructuras nerviosas y vasculares, con lo cual, teóricamente, se reducen los riesgos de sangrado y lesión de estructuras nerviosas. El plazo de recuperación es muy breve. Los estudios científicos han demostrado que la microdiscectomía es eficaz para el tratamiento quirúrgico de los casos de hernia discal que necesiten ser operados.

Vertebroplastia-cifoplastia

La vertebroplastia consiste en la aumentación interna de una vértebra fracturada a través de una inyección directa de cemento óseo en el cuerpo vertebral para reducir el dolor y mejorar la estabilidad del segmento. Si se realiza con la colocación previa de un balón que crea una cavidad en el cuerpo vertebral para la colocación del cemento, se denomina cifoplastia.

Artroplastia

Consiste en la extracción de todo el disco intervertebral y sustituirlo por una prótesis móvil de disco. Permiten mantener la movilidad en el segmento operado, lo que teóricamente puede presentar varias ventajas en determinados casos bien seleccionados.

Sustitución vertebral

Cuando es necesaria la extirpación parcial o completa de un cuerpo vertebral se procede a la sustitución del mismo por un elemento mecánicamente estable. Puede ser hueso tricortical, mallas rellenas de hueso autólogo o elementos sintéticos con forma de cuerpo vertebral. Se acompañan con otros sistemas de fijación.